sábado 13 de agosto de 2022 - Edición Nº2333
Olavarria Hoy » Opinión » 4 nov 2018

inseguridad y violencia

La inseguridad y una ola de violencia en Olavarría que va en aumento

El crecimiento del delito, la violencia y la criminalidad expresa la preocupación de los olavarrienses ante distintos hechos que se viven a diario en la ciudad. "Olavarría Hoy" dialogó con el Antropólogo Social Juan Pablo Mata para buscar una explicación a la creciente ola de violencia que se manifiesta en la calles de Olavarría.


Desde hace tiempo la ciudad de Olavarría viene manifestando sucesivos hechos de inseguridad y una ola de violencia que se acrecienta cada vez más con distintas situaciones que vemos día a día. Un joven muerto por un disparo de arma de fuego, tiroteos en la calle, una mujer apuñalada a la salida de un minimercado, una kioskera con una bala que le rozó la cabeza, robos violentos a comercios, remiseros y casas de familia, intentos de saqueos, abigeatos en campos, robos en el autódromo, robos y destrozos en clubes, son algunos de los casos que se registraron en las últimas semanas y que se profundizan con una situación de inseguridad y violencia social que viene en aumento y que no encuentra respuesta por parte de las autoridades. 

 

Esta situación expresa la preocupación de una gran parte de los olavarrienses que ven el crecimiento del delito, la inseguridad y la violencia de manera recurrente en la ciudad. La última vez que el intendente Ezequiel Galli se refirió al problema de la inseguridad fue en junio de este año cuando reconoció que “estamos viviendo en una situación de ola delictiva” y apuntó contra la policía “por no sentirse acompañado” en referencia al Jefe Distrital de Policía Silvio Messineo que fue reemplazado a los pocos días de esas declaraciones del intendente al diario “El Popular”. 

 

Con el cambio del jefe de Policía, y la llegada del comisario Carlos Roldán, la situación no experimentó mejoras, los hechos de inseguridad continuaron y además se registraron crímenes con mayores niveles de violencia. En tan solo la última semana hubo un joven muerto por disparo de arma de fuego, otras dos personas apuñaladas en la vía pública, robos a mano armada en comercios y un equipo del Turismo Carretera fue desvalijado en el autódromo. 

 

Estos hechos se suman a los tiroteos que se registraron en las últimas semanas, y que parece incrementarse en el uso de armas de fuego tanto para cometer delitos y para enfrentamientos entre delincuentes. La semana pasada, hubo un tiroteo en plena avenida Alberdi que terminó con una persecución y choque entre un Peugeot 207 y un Ford Focus que quedaron abandonados en plena calle en los que se encontraron cargadores y balas de pistolas 9 milímetros. 

 

Casos como este se repitieron a lo largo del año en la ciudad. Cabe recordar la kiosquera que fue baleada en avenida Trabajadores e Independencia a finales de agosto, cuando una bala entró por la vidriera y le rozó la cabeza, salvándose de milagro de un disparo que un delincuente realizó desde el auto. 

 

El sábado pasado, hubo otro caso de violencia que implicó la muerte del joven Julián Lolli por un disparo de arma de fuego en un enfrentamiento en el barrio La Araña. Durante el hecho, resultó herido también Nicolás Lolli, hermano de la víctima, y quedaron imputados por el crimen, tres menores de edad, entre ellos una joven. 

 

También en la semana se registraron dos apuñalamientos durante la noche del martes. Uno de una mujer que fue abordada por un femenino y un masculino a la salida de un minimercado en el Alberdi y Merlo y terminó con heridas cortantes. Asimismo, un joven fue apuñalado durante el robo de una moto en Pringles y Avellaneda.   

 

El clima de violencia social parece incrementarse y lamentablemente no encuentra respuestas por parte de las autoridades luego que se comenten los delitos y mucho menos se abordan las causas. “Las violencias suelen aparecer en las noticias en una fase de producción final, rara vez uno se pregunta cuál es el origen social de esas violencias. Si hay crímenes en una sociedad lo que hay que preguntarse es qué proceso social produce ese crimen”, explicó el antropólogo social, Juan Pablo Mata al ser consultado por Olavarría Hoy en relación al aumento de los delitos y la violencia en la ciudad. 

 

Del mismo modo, el antropólogo Juan Pablo Mata, expresó que “los países con mayores desigualdades sociales y económicas tienen muchas más posibilidades de encontrar en la violencia un intento de achicar esas diferencias” y explicó que uno de los problemas es “pensar al crimen como una desviación individual”.

 

“Lo que vemos hoy es un fuerte crecimiento de las desigualdades que se da de manera brutal, pero además un desmantelamiento de un montón de paquetes de políticas públicas que estaban orientadas a dar contención, educación, expectativas y horizontes de vida a poblaciones marginadas” remarcó el antropólogo local. 

 

De la misma manera, Mata expresó que “lamentablemente la Argentina de hoy está cargada de situaciones, donde principalmente los pibes más jóvenes que son la mano de obra barata de la delincuencia debido a que tienen poco que perder porque si no es por el canal de la delincuencia, esta sociedad no les da otras alternativas”.

 

Ante esta situación, el aumento del delito, la violencia y la criminalidad en Olavarría parece ser la consecuencia de un modelo de descarte y que se profundiza a través del ajuste económico. La pérdida de puestos de trabajos, el aumento de los planes sociales como única medida paleativa ante una inflación que golpea a los sectores más postergados, parece implementar un modelo que solo reproduce mayor desigualdad y violencia con el aumento de la criminalidad y el delito.

LAS MÁS LEÍDAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias