martes 07 de febrero de 2023 - Edición Nº132

Nacionales | 19 ene 2023

Tres años sin Fernando: una multitud participó en Dolores del acto central y hubo homenajes en Gesell, Mar del Plata, CABA y Zárate

Los padres del joven, Silvino y Graciela, plantaron un jacarandá, el árbol preferido de su hijo. Hubo misas, movilizaciones y un pedido común: Justicia.


Más de 2.500 personas se congregaron en el Anfiteatro Municipal del Parque Libres del Sur de la ciudad de Dolores para acompañar a Graciela Sosa y Silvino Báez en el acto interreligioso que decidieron dedicarle a la memoria de su hijo Fernando Báez Sosa, asesinado hace tres años en Villa Gesell a la salida del boliche Le Brique. Pasadas las 19.20 horas la pareja arribó al lugar, donde fue recibida con un sentido y respetuoso aplauso y un incesante pedido de Justicia.

Al inicio del acto y ante la imposibilidad de prender tres velas blancas por el viento, los presentes encendieron las linternas de sus celulares y corearon “Fernando presente” y “Justicia”. A continuación, Silvino y Graciela, custodiados por un fuerte operativo de seguridad, plantaron un jacarandá, el árbol preferido de Fernando.

Nuevamente en el Anfiteatro, se realizó un minuto de silencio por Fernando y por la “no violencia” y una cantante local interpretó el tema “A tu lado voy”, dedicado por la artista Patricia Sosa a la memoria del joven.

En tanto, los líderes religiosos convocados elevaron sus oraciones en forma conjunta, más allá de los credos. Participaron el Imam Marwan Gill, presidente de la Comunidad Musulmana Ahmadía Argentina; el rabino Saúl Bonino; Eric Escala, arzobispo de la Iglesia Anglicana en Argentina; Iya Eugenia Calvi, Ministra Religiosa Afro-Umbandista; Monseñor Carlos Malfa, Obispo de la Iglesia Católica en Dolores y el pastor Marcelo López Pavón, representante de Aciera en Dolores.

Entrada la noche, cerca de las 21, Silvino y Graciela hablaron a la multitud notablemente emocionados. “Espero que los jóvenes que están en la playa divirtiéndose puedan volver a su casa, junto a sus padres y a su familia después de unas vacaciones”, manifestó Silvino Báez, quien confesó que cada vez que se levanta a la mañana siente “un peso enorme”“Necesitamos Justicia, paz para poder seguir viviendo un poco más. Yo sé que no es fácil, cada día nos cuesta más la ausencia de Fernando, ni sé cómo explicarle a la gente que cada vez que me levanto a la mañana es como levantarse con una bolsa en espalda”, dijo.

Por su parte, completamente quebrada, Graciela Sosa, dijo que sigue esperando que su hijo regrese, aunque sabe que “nunca regresará”, ya que era su “sol”, su “vida” y el que les “daba alegría todos los días”.

“Estoy de pie por Fernando y por todas esas madres que también perdieron a sus hijos y no tuvieron Justicia”, dijo la mujer.

La mamá de Fernando recordó el día que junto a su esposo viajó a Dolores para comparecer en el juicio que se lleva a cabo a los ocho rugbiers acusados de matar a su hijo. “Preparamos la valija en busca de Justicia, no queremos venganza, solo que paguen lo que le hicieron a mi hijo”, expresó con la voz entrecortada.

La mujer contó luego las sensaciones que atravesó durante las audiencias del debate: “Cuando en el juicio vi cómo le pegaban a mi hijo, como madre tenía el deseo de tirarme al cuerpo de mi hijo para que no lo golpearan”.

“¡Gracias mi amor, gracias mi vida por habernos dado tantas felicidades durante 18 años!”, manifestó luego alzando con fuerza su voz.

“Te amo Fernando, con toda mi alma. Es lo mejor que Dios me ha dado, era mi alegría, mi compañerito, hoy me quedé sin todo eso”, finalizó.

Homenajes, misas y movilizaciones

En Villa Gesell, el obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, celebró una misa en el lugar donde fue asesinado el joven en 2020, frente al boliche Le Brique, ubicado en Avenida 3 entre Paseo 102 y Avenida Buenos Aires, donde también se congregaron cientos de personas.

Mestre, quien era arzobispo de Villa Gesell al momento del crimen, oró “por el eterno descanso de Fernando, para que el Señor lo tenga en su gloria y dé fortaleza y consuelo a todos sus familiares y amigos, especialmente a sus papás Graciela y Silvino”.

Luego, destacó el pedido de Justicia “ante un crimen tan dramático”, que es “necesaria para sanar, al menos en parte, el daño provocado y honrar la memoria de quién ha sido brutalmente asesinado”.

En tercer lugar, monseñor Mestre aseguró que los hombres y mujeres son “desafiados a romper con el espiral de violencia que se vive en muchos niveles de nuestra sociedad” y destacó: “¡Sí a la paz, no a la violencia!”.

“Que, en medio del dolor por el brutal asesinato de Fernando, buscando erradicar todo tipo de violencia, podamos decir cada día en nuestras familias y comunidades: La justicia y la paz se abrazará”, finalizó el religioso.

También en Mar del Plata se realizaron dos masivas movilizaciones, con globos y velas blancas, para recordar a Fernando Báez Sosa a tres años de su asesinato y para exigir Justicia.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), se congregaron miles de personas en el Colegio Marianista al que asistió Fernando, donde se celebró una misa, y en la puerta del edificio donde vivía con sus padres, en el barrio de Recoleta.

Asimismo, en la localidad bonaerense de Zárate, cientos de personas marcharon por el centro de la ciudad para pedir Justicia por Fernando y repudiar el accionar de los ocho acusados, oriundos de esa ciudad.

Fuente: DIB

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias