martes 07 de febrero de 2023 - Edición Nº132

Locales | 9 ene 2023

DESTRATO

La angustiante situación de los trabajadores de El Popular Medios: "nos están expulsando"

Históricos trabajadores como el reportero gráfico Marcelo Kehler han presentado la renuncia a la empresa. A la fecha, no hay respuestas sobre los sueldos de noviembre y aguinaldos. Convocan a una manifestación para este martes.


Una difícil situación atraviesan los trabajadores y trabajadoras de El Popular Medios S.A. ya que a la fecha no han podido cobrar sus salarios. Según indicaron, la empresa adeuda los sueldos de noviembre a una veintena de empleados y los aguinaldos a la totalidad.

Ante ese panorama, los dueños del medio han brindado respuestas favorables y tampoco se han presentado a las audiencias a las cuales fueron convocados en el Ministerio de Trabajo.

Tras la renuncia de 8 empleados y una gran cantidad de periodistas y fotógrafos de paro, han convocado a una manifestación para este martes por la mañana en las puertas del diario, ubicado en Vicente López al 2600.

La renuncia y el angustiante relato de Marcelo Kehler, el histórico reportero gráfico de El Popular Medios:

Hoy dejo de ser “El fotógrafo” de El Popular. No abandono por deseo personal o porque sienta que mi vida laboral llegó a su final, todo lo contrario, sino que me bajo porque, como diría una amiga periodista allá por mediados de Octubre “me expulsaron” y también dijo en esa ocasión “esta vez ganaron los malos”.

Mi carrera como fotógrafo comenzó en el año1978, en plena dictadura militar y con apenas 15 años, ahí me colgué por primera ves la cámara junto a mi gran maestro, el Chino Merlos, que me enseñó todos los secretos de esta profesión y me contagió su pasión por ella. Trabajamos juntos en el vespertino diario Tribuna.

Hasta que un domingo 15 de noviembre llegué al gran diario El Popular a mis cortos 17 años, un sueño que parecía imposible, llegar tan rápido a lo que me parecía inalcanzable. Mi primer evento fue la cobertura de un partido de fútbol de mi querido Chaira, pueden imaginarlo? Estaba en la cancha, con mi cámara, mis dos pasiones estaban ahí, juntas….yo era un pibito que hasta ese momento iba a la tribuna a alentar…y ahora estaba al lado de los protagonistas haciendo lo que más amaba.

De ahí en más…todo lo que ocurrió en la ciudad pasó por la lente de mi cámara, desde el nefasto Jorge Rafael Videla como presidente de la nación, hasta el actual Alberto Fernández, todos…políticos, deportistas, fiestas de la ciudad, artesanos, artistas, manifestaciones, reclamos y alegrías. Esta profesión también me permitió recorrer casi todo el país, o cuando me tocó estar en aquel 20 de Diciembre 2001 en Plaza de Mayo Argentina ardía y el presidente De la Rúa huía en helicóptero de la Casa Rosada.

Estuve en el diario en su época de esplendor, éramos reconocidos y respetados en toda la Provincia, éramos el DIARIO EL POPULAR de Olavarría, había una redacción colmada de tremendos periodistas: Tilo Echeverría, Trompo Ducuing, Jorge Laucirica, Popa Paramio, Silvana Melo, Coco Oliván, Claudia Rafael, Daniel Lovano y Karina Gastón, sólo por nombrar a algunos. Plumas brillantes, periodistas que respeté por su ética profesional, sapiencia y compromiso con la noticia y la verdad.

Cuando ingresé aquel 15 de noviembre de 1980 me recibió Julio Mario Pagano, su director en ese momento, un gran empresario visionario y hacedor que le dio el gran impulso a este diario. Su temprana muerte le dio paso a su hermana Mabel como directora, una mujer justa y bondadosa, que siempre se preocupó por el bienestar de sus empleados, escuchándolos y dándoles soluciones, y a los más jóvenes hasta algún consejo maternal. Su dirección fue corta y continuó su legado Graciela Pagano, su hermana, bajo su dirección me nombró Jefe de Fotografía, todo un honor para mi. Para con ella sólo tengo palabras de agradecimiento, un cariño infinito y eterno.

Después de esa esplendorosa gestión vino la dirección Jorge Bota. Con él llegó también la nueva tecnología, la Internet y la etapa más difícil para los diarios papel, se venía un cambio rotundo a estos medios.

Con Jorge entramos al diario casi juntos, y respecto a él, elijo quedarme con el cariño, la amistad y el respeto que siempre nos tuvimos, también debo decir que no coincidí ni acompañé la última parte de sus decisiones, y mucho menos con la entrega del diario y todo su personal a esta actual gestión.

Y con los actuales, todo lo malo, conocí la perversidad, la maldad, el destrato, la falta de respeto, la traición y la destrucción del prestigio que aún le quedaba al diario de la ciudad.

Me voy, no porque sea mi deseo, me voy junto a otros porque nos están expulsando, algunos ya tomaron el camino del retiro, yo resistí hasta donde pude, pero mi familia y mi salud apresuraron esta decisión.

No sé de qué voy a vivir, aún no tengo trabajo y me cuesta mucho imaginarme sin una cámara colgada de mi cuello.

Agradezco infinitamente a la gente de mi querida ciudad, dirigentes, fomentistas, vecinos, mis colegas de todos los medios que siempre me trataron con mucho respeto y permitieron que hiciera mi trabajo con profesionalismo.

Un párrafo especial a mis queridos compañeros, a todos, con quienes durante 42 años y 52 días trabajamos a la par, pero en especial, y muy en especial, a esta última camada de laburantes, los de hoy, los más sufridos destratados y humillados, por el sólo hecho de haber acumulado trayectoria dentro de la empresa y exigir cobrar los sueldos en tiempo y forma, a ellos MIS DISCULPAS, por no poder seguir luchando desde adentro. Y aún les queda la parte más dura de la batalla, para esa parte seguiré desde afuera siempre con ustedes hasta el final en el reclamo y la búsqueda de justicia y el reconocimiento para todos.

Para terminar, y muy especialmente a mis amigos, el tesoro más grande que me regaló el diario: a mi gran jefe el Trompo Ducuing, él me enseñó, me aconsejó y me regaló su amistad de una manera paternal; a Luisito Semanyszyn, mi hermano de la vida con quien pasé momentos muy difíciles que la vida me presentó; a Carlitos Ramírez, mi compañero, mi ladero, mi compinche, a quien le agradezco su infinita lealtad. Y un lugar especial a Silvana Melo y Claudia Rafael, mis amigas…más que amigas hoy son mi familia. Ellas me acompañaron en este doloroso proceso final para poder tomar hoy la sana decisión de terminar con lo que está deteriorando mi salud.

A todos les digo muchísimas Gracias por tanto, y con gran tristeza también les digo, será hasta la próxima foto.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias