viernes 14 de agosto de 2020 - Edición Nº1604
Olavarria Hoy » Locales » 12 ene 2020

nepotismo

El intendente Galli derogó el decreto que limitaba la designación de familiares

El decreto había sido redactado por el intendente en el año 2018 luego de las críticas que recibió por “nepotismo” debido a la designación de familiares en el gobierno municipal. La derogación fue firmada el 29 de noviembre de 2019, diez días antes de asumir su segundo mandato y con esta medida se agitan viejos cuestionamientos que ubican al apellido Galli y a familiares de funcionarios para cubrir puestos en distintas dependencias municipales.


En las últimas horas, se conoció que el 29 de noviembre y totalmente en silencio, el intendente Ezequiel Galli derogó el decreto que limitaba la designación de familiares directos en los principales cargos del Ejecutivo. La medida se implementó en febrero de 2018 en el medio de cuestionamientos que realizó la oposición por la importante cantidad de familiares que el intendente Galli y funcionarios designaron en el gobierno municipal.

 

Luego de 21 meses de vigencia del decreto y distintas estrategias que desde la gestión de Galli buscaron para evadir la normativa, como por ejemplo la designación de asesores y subsecretarios con mayor poder que los secretarios municipales.  La derogación del decreto llamó la atención debido a que antes de asumir su segundo mandato, Galli comenzó a delinear su nuevo gabinete y ordenar los casilleros de funcionarios depositando su plena confianza en personas de su círculo íntimo como es caso de su primo hermano Hilario Galli que desplazó al dirigente radical Ernesto Cladera y fue designado Secretario de Gobierno, ocupando un lugar de importancia y poder para el desarrollo municipal de los próximos 4 años.

De esta manera, el 29 de noviembre el intendente Galli firmó el decreto 4.582/19 con el cual derogó el decreto 243/18. De esa forma, perdió vigencia la disposición que establecía que no podían designarse en el Ejecutivo local "personas (...) que tengan algún vínculo de parentesco tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado, con el Intendente y demás funcionarios con rango y jerarquía de Secretario".

 

La nueva medida redactada a 10 días de la finalización del primer mandato de Galli se tomó en cuenta para el dictado el "nuevo período de gestión en la Administración Municipal y la consecuente necesidad de efectuar la designación de aquellos funcionarios que integrarán el Gabinete Municipal a partir del mes de diciembre de 2019".

 

Cabe recordar que en 2018, la decisión que adoptó el intendente Galli se tomó en paralelo con decretos en el mismo tono que habían promulgado los entonces presidente Mauricio Macri y gobernadora María Eugenia Vidal aunque la designación de familiares en el gobierno municipal ya había tenido duros cuestionamientos en la ciudad.

 

A mediados de 2017 se pudo contabilizar que el intendente Ezequiel Galli y sus funcionarios contaban con más de una decena de familiares designados en áreas municipales. Desde los inicios de la gestión, el apellido Galli se repitió en diferentes organigramas del Municipio.

 

En 2018, su esposa Florencia Barbieri se desempeñaba como auditora de PAMI y a su suegro Omar Barbieri, asesor del municipio. Ante las críticas por la superposición de familiares, su esposa debió renunciar su cargo y el intendente expresó que “se va a dedicar solamente a su consultorio privado”.

Uno de los casos paradigmáticos fue el del ex concejal e intendente interino, Luciano Blanco, que se desempeñó como subsecretario Legal y Técnico, esposo de la ex Secretaria de Salud, Mariana Diamanti, que debido al decreto firmado por Galli se le creó un cargo especial de Asesora en Salud con el cual continuó llevando adelante la gestión sanitaria de la ciudad.

La confianza de Ezequiel Galli con su amigo y socio Luciano Blanco es total. En la última sesión del año en el Concejo Deliberante, el intendente impulsó un pliego para designar a Blanco como Juez de Faltas, evadiendo cualquier mecanismo de designación por concurso y ante las críticas de concejales opositores del “Frente de Todos” hizo valer el voto doble de Bruno Cenizo para asegurarle el cargo a Luciano Blanco.

 

A lo largo de los primeros cuatro años de gestión el intendente Ezequiel Galli suma una importante lista de familiares de funcionarios que ocuparon puestos municipales. A principio de su gobierno, Galli designó a su tío Eduardo “Gato” Galli como subsecretario de Deportes y luego lo designó “asesor” para que el lugar sea ocupado por su primo Juan Agustín Galli, hijo de Eduardo. A esta lista, se suma Hilario Galli, hijo de Eduardo, hermano de Juan Agustín y primo de Ezequiel, que tiene plena confianza del intendente y es el flamante Secretario de Gobierno.

Por otra parte, Mariana Galli fue directora de Psicología del Hospital Municipal y su esposo encargado del depósito en el nosociomio local. Además, en 2016 se desempeñó como titular del área de Bromatología la prima de la esposa de Galli, Paola Milessi.

 

Al mismo tiempo, en los inicios de la gestión de Galli, el ex secretario de Hacienda, Gastón Acosta, puso a su esposa Guadalupe Araujo como subsecretaria de Relaciones Internacionales; y a su hermana Lucrecia Acosta como directora de Casa de Olavarria en la ciudad de Buenos Aires.

LAS MÁS LEÍDAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias